Noticias de empresas y economía digital

Las modas de los selfies aftersex (autofotos realizadas tras haber mantenido relaciones sexuales y que luego se comparten en las redes sociales), el sexting (mensajes de texto con carga sexual) o el sexcam (para el que se utiliza la webcam o la cámara del smartphone) reflejan un cambio de paradigma en la forma de entender las relaciones sexuales. El afán exhibicionista es uno de los principales elementos que caracterizan esta nueva cultura sexual, que desplaza las relaciones de la esfera meramente privada.

Las redes sociales, que proporcionan una multiplicidad de espejos en los que mirarse y mostrarse, han acelerado esta tendencia en la que el exhibicionismo no tiene barreras, ni siquiera en lo referente a cuestiones de la esfera más íntima, como el sexo. En este contexto, sólo era cuestión de tiempo que a alguien se le ocurriese crear un reality show pornográfico, en el que personas anónimas y amateurs en cuanto a lo que a la industria del sexo se refiere luchasen entre ellas por convertirse en verdaderas pornostars. Se trata de The Sex Factor y el premio para el ganador asciende al millón de dólares.

Leer más: El público quiere conocer a las actrices: la nueva cultura que revoluciona el porno.

Siguenos…



Siguenos:




Partners:
Publicidad
Publicaciones