Noticias de empresas y economía digital

prostituta1Desde el 6 de noviembre, Sealeer es una más de de las miles de cooperativas que existen en España, pero con una peculiaridad: las cooperativistas son prostitutas y su objeto social incluye la oferta de sexo. Once trabajadoras del sexo residentes en Ibiza han conseguido constituir la primera cooperativa de trabajo asociado de estas características. Sus integrantes cotizan ya a la Seguridad Social y pagan los correspondientes impuestos. Su iniciativa, que obtuvo el visto bueno de la consejería de Economía y Comercio de Islas Baleares, abre la puerta a que otras prostitutas puedan también cotizar mediante esta fórmula.

“Empezamos a mover papeles hace más de año y medio. Un amigo leyó el trabajo de Gloria Poyatos y nos sirvió para inspirarnos”, explica María José López Armesto, portavoz de la cooperativa. Gloria Poyatos es la jueza decana de Lanzarote y en un trabajo demostró que, a pesar de la alegalidad en la que se mueve la prostitución, las trabajadoras del sexo podían en la práctica darse de alta como autónomas.

Sin embargo, la primera vez que intentaron inscribir la cooperativa su solicitud fue denegada. El epígrafe bajo el que querían registrarse incluía las palabras “profesionales del sexo” . “La consejería consideraba que los servicios sexuales son una actividad no regulada y que por tanto no podía ser objeto de una cooperativa”, subraya la jueza Gloria Poyatos, que ha seguido de cerca el proceso. Las trabajadoras recurrieron la decisión: basaron su recurso en varias sentencias, tanto del Tribunal Supremo como de la justicia europea. Ganaron y consiguieron inscribir la cooperativa.

Más información, aquí.

Siguenos…



Siguenos:




Partners:
Publicidad
Publicaciones