Noticias de empresas y economía digital

Cumplidos casi seis años desde el inicio de una crisis de origen financiero, las evidencias sobre el efecto devastador que ha tenido en la economía real y el empleo son tan evidentes que han forzado a los líderes mundiales a entonar el ‘mea culpa’.

El primer paso para corregir un error es reconocerlo. Los ministros de Economía y Finanzas de las grandes potencias mundiales, reunidos el pasado fin de semana en el  G-20, empiezan a admitir que lo hecho hasta ahora no sirve para lograr uno de los objetivos clave de la política económica: el crecimiento, la creación de empleo y la consecución del bienestar social e individual.

“Yo creo que se ha constatado un cierto fracaso. El G-20 nació hace cinco años muy centrado en la crisis financiera, que entonces estaba en su momento más caliente”, señalaba el ministro de Economía español Luis de Guindos en una conferencia de prensa en Moscú, donde ha celebrado las reuniones este grupo formado por las grandes economías y los países emergentes.

“Ahora se pone de manifiesto que no se ha avanzado en la recuperación del crecimiento económico y fundamentalmente del empleo, y es ahí donde nadie puede estar satisfecho, y España ha sido uno de los países más golpeados“, pues desde 2008 ha más que triplicado su tasa de desempleo, agregó el ministro. En su autocrítica, el G-20 concluye que sus políticas sí han tenido éxito en estabilizar los mercados financieros aunque no hace mención a los problemas que está habiendo en algunos países para que fluya de nuevo el crédito, como en España, por ejemplo.

Más aquí.

Siguenos…



Siguenos:




Partners:
Publicidad
Publicaciones