Noticias de empresas y economía digital

Una seguidora de Falange durante una manifestación en Madrid. EFE/ArchivoBorrar el pasado es muy complicado, para lo bueno y lo malo. Se lo pueden preguntar si no a la cúpula de El Corte Inglés. El gigante español de la distribución acordó en la junta de accionistas del domingo pasado el nombramiento de Dimas Gimeno Álvarez (sobrino del presidente, Isidoro Álvarez), como nuevo director general.  Hasta ahí, todo correcto. El problema es que hay un detalle que no ha gustado nada en la opinión pública: varios documentos demuestran que Dimas militó en la Falange Española y que incluso participó en varias listas electorales en 1996, 1999 y 2000.

Tanto El Corte Inglés como la Falange lo han negado rotundamente , pero a la agrupación le molesta que la opinión pública se escandalice con la posibilidad de que un alto cargo de una empresa simpatice con sus ideas: “Es absolutamente ridículo y antidemocrático, poco menos que un insulto”, aseguran a Yahoo! Noticias fuentes del partido, consultadas tras surgir la polémica.

“Se creen que viven en una dictadura, somos personas normales que respetan otras ideologías, no bichos raros; cada uno puede tener las ideas que quiera, para eso le ampara la Constitución”, justifica una portavoz, molesta. Sus declaraciones van incluso más allá: “No entiendo que se extrañen tanto; hay muchos directores generales de empresa que pertenecen a la Falange”, sentencia, aunque no quiere dar nombres: “Son más de uno y de dos”.

Más información aquí.

Siguenos…



Siguenos:




Partners:
Publicidad
Publicaciones