Noticias de empresas y economía digital

El Reino Unido quiere evitar que los niños y niñas del país puedan acceder fácilmente a contenidos pornográficos. ¿Cómo? Habilitando filtros parentales en las conexiones a Internet de todos los usuarios con la colaboración de los proveedores de acceso (ISPs), que incluirán y activarán este filtro de forma automática con cada nueva conexión. Una cláusula de opt-out y no de opt-in.

David Cameron y Claire Perry esperan que a finales del año 2013 todas las conexiones a Internet en el Reino Unido tengan activado este filtro. Para ello no es necesaria ningún tipo de ley ni reglamento ya que se trata de una actuación voluntaria por parte de los ISPs, por lo que los consumidores están, en principio, desprotegido

Las instituciones británicas justifican esta decisión alegando la necesidad de proteger a los más pequeños del mundo de la pornografía. Y qué mejor forma para hacerlo que consiguiendo que el acceso a Internet de los ciudadanos del país esté filtrado desde el principio, sin que el usuario tenga ningún poder de decisión sobre ello.

Los gobiernos son muy inteligentes a la hora de desarrollar este tipo de políticas. Escudarse en la pornografía (infantil) hace que la oposición de la opinión pública a este tipo de medidas no esté muy buen vista por el resto de la sociedad, evitando así que se produzca un debate sano y parcial sobre este tipo de medidas.

Siguenos…



Siguenos:




Partners:
Publicidad
Publicaciones