Noticias de empresas y economía digital

Ana Belén González Iglesias está ocupada estos días en la mudanza. Desde enero no tiene ningún ingreso y ya lleva dos meses sin poder pagar el alquiler del piso en el que reside en la calle Fragoso de Vigo. Se marcha porque no ve ningún futuro en la ciudad. Por más que lo ha intentado, no ha encontrado un trabajo estable.

Pero donde una puerta se cierra otra se abre y la nueva oportunidad de Ana se llama Noguera, un pueblo de la Sierra de Albarracín con 125 habitantes. La localidad necesita niños para que el gobierno de Teruel no les cierre el colegio y su hijo pequeño tiene cinco años.

Le ofrecen un trabajo de camarera en el bar del pueblo y una casa en alquiler por cien euros al mes. «Me ha costado mucho tomar la decisión de marchame fuera de Galicia, pero he tenido suerte de encontrar algo a lo que agarrarme», confiesa.

Ana Belén intentará rehacer su vida por segunda vez. Llegó a Vigo de Moaña el pasado mes de octubre para pasar página después de que su pareja se ahorcara por las deudas que les atosigaban. Llevaban una vida cómoda hasta que su empresa de instalación de pararrayos se fue a pique y dejaron de poder hacer frente a los pagos de la hipoteca. Perdieron su vivienda cuando ya habían pagado la mitad. «A pesar de que nos quitaron la casa, lo poco que mi pareja ganaba después trabajando se lo quitaban, hasta que un día no pudo más y se quitó la vida», afirma.

Continúa aquí.

Siguenos…



Siguenos:




Partners:
Publicidad
Publicaciones