Noticias de empresas y economía digital

Camisas de manga larga, pantalón en lugar de falda o el pelo suelto, todo vale con tal de esconder un tatuaje de cara a una entrevista de trabajo. El 90% de los españoles considera que la decoración corporal limita las posibilidades de ser contratado, sobre todo si el puesto es “de cara al público”.

Al menos esa es la conclusión de un estudio realizado por el portal de búsqueda de empleo Trabajando.com, que asegura que la imagen personal es un factor clave a la hora de encontrar trabajo.

La mayoría de los 2.500 encuestados afirmaron que para salir airosos de un proceso de selección es necesario mantener un aspecto cuidado, ir correctamente vestido y no llamar demasiado la atención por exceso de maquillaje en abundancia o un perfume demasiado fuerte.

Además, concluyeron que, a pesar de la evolución que se ha vivido en el ambiente laboral en los últimos años, los tatuajes y los piercing continúan siendo dos factores negativos en el momento de presentarse frente a un futuro empleador. Quizá por eso casi un tercio de los españoles intenta disimularlos en reuniones, entrevistas y presentaciones.

Más información en Yahoo!

Siguenos…



Siguenos:




Partners:
Publicidad
Publicaciones